Por Unai Sarabia, consultor de Ibermática Social Business

La modalidad de formación on-line estructurada, el e-Learning, ha ido evolucionando y adaptándose a las tendencias tecnológicas y de comportamiento, surgiendo así el Social Learning, un modelo de aprendizaje en el que las redes sociales se convierten en herramienta imprescindible. Como bien sabemos, en los últimos años está poco a poco extendiéndose la  utilización de las redes sociales en las organizaciones, ya sea como medio para fomentar la comunicación interna, para compartir información, y también ahora, como canal para fomentar el desarrollo y la formación de las personas en su actividad profesional y laboral.

Teniendo en cuenta el paradigma educativo empresarial y los nuevos comportamientos a través del Internet, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de Social Learning?

En qué consiste: Social Learning 

Social Learning es el camino a través del cual, usando herramientas, recursos y plataformas de conexión y colaboración social, mejoramos la interacción e intercambio de conocimiento con otros participantes de nuestro proceso formativo y mejoramos y ampliamos los resultados de nuestra experiencia de aprendizaje.

Este concepto guarda una estrecha relación con la configuración del PLE (Entorno Personal de Aprendizaje). Social Learning desarrolla el aprendizaje informal (un aprendizaje que deriva del marco estructurado del sistema docente, basado sobre todo en las interacciones y el intercambio de experiencias), ofreciendo al alumno la posibilidad de completar los conocimientos adquiridos formalmente: compartiendo, cuestionando, comunicando, evolucionando a un entorno más social y práctico, es cuando el alumno adquiere e interioriza más conocimientos.

Recordemos que el 80 % del aprendizaje es informal. Presentes en nuestra vida cotidiana, los intercambios, los consejos entre compañeros o los responsables pedagógicos, junto con la experiencia, tienen una profunda influencia en nosotros. En este contexto, se comprende la presencia del Social Learning en la formación on-line.

Una vez explicado el marco del Social Learning, os damos 5 motivos para que lo pongáis en marcha en vuestras organizaciones:

  1. Motivación de los empleados al ser protagonistas y no solo receptores de la formación.
  2. Productividad ya que se trabaja sobre competencias clave y se acelera la velocidad de aprendizaje.
  3. Conocimiento que se identifica y explicita, al igual que la presencia de expertos.
  4. Comunidad que se genera con dinámicas de equipo y sentido de pertenencia.
  5. Innovación que se favorece con la captación y gestión de ideas

¿Qué opináis del Social Learning? ¿Os gustaría saber más?

Social Learning